Mientras que el vapor y la presión son factores fundamentales para la eficacia del proceso de esterilización, el empaquetado de los objetos es crucial para conseguir un ciclo de autoclave rentable. Lo explica Cristina Masciola, Directora de Comunicaciones de AM Instruments

Una de las fases más delicadas de los procesos de producción farmacéutica es la esterilización con autoclave. Sin embargo, el concepto mismo de la esterilidad es todo un desafío. Decir que un objeto o un entorno es estéril no implica la ausencia total de contaminación, sino solo que contiene la concentración más baja posible de contaminantes. Por consiguiente, es algo que debemos abordar.

 

Artículo completo

 

Fuente: Cleanroom Technology

¿Quiere más información?
Haga clic aquí o solicítela en info@tiselab.com